IPE
 
 

Una nueva hoja de ruta para la competitividad

5 de septiembre del 2019
El Comercio

Al detalle. Obras se realizarán mediante diferentes mecanismos como APP o PMO. Proyectos necesitarán una inversión de S/99.196 mlls.

Al Perú le faltan S/363.452 millones para cerrar su brecha de infraestructura de largo plazo (20 años) y ubicarse a la par de países competitivos como Australia o Alemania. La brecha de corto plazo (cinco años), por su parte, llega a los S/117.183 millones.

El cierre de esta brecha –de corto y largo plazo, que asciende a S/480.635 millones– requeriría de 14,3 años de ingresos del gobierno destinados exclusivamente a la construcción de infraestructura, según estimaciones de la Unidad de Análisis Económico de El Comercio. Asimismo, si usara todos sus ingresos tributarios para dicho fin, cerraría la brecha en 5 años. Y si utilizara el íntegro de los salarios que ganan toda la fuerza laboral de Lima Metropolitana, necesitaría 4,7 años.

—El plan—

El 28 de julio último, el gobierno presentó su Plan Nacional de Infraestructura para la Competitividad. En este prioriza 52 proyectos –valorizados en S/99.196 millones– que serían ejecutados en los siguientes años para cerrar en una década cerca del 30% de la brecha de largo plazo.

Los proyectos en cuestión se distribuyen en cinco sectores: transportes y comunicaciones (31 proyectos), energía (11), saneamiento (6) y agricultura (4). Solo transportes necesitará una inversión de S/82.677 millones.

En relación a la ubicación de los mismos, el 50% de la inversión requerida se concentra en Lima Metropolitana, con 10 proyectos. Mientras que un 16% en la zona denominada Sur 1 (Ica, Huancavelica, Ayacucho, Apurímac, Cusco y Madre de Dios) con siete proyectos, y la inversión restante en las demás regiones del país.

Para Leonie Roca, presidenta de la Asociación para el Fomento de la Infraestructura Nacional (AFIN), es importante que el documento mencionado haya sido aprobado, “pero es mucho más importante que el plan tenga la calidad de política de Estado que trascienda los gobiernos de turno, al margen de las orientaciones políticas”.

—Las modalidades de ejecución—

El plan propone asociaciones público-privadas (APP), autofinanciadas y cofinanciadas; obras públicas; y proyectos en activos. No obstante, la modalidad que más proyectos tiene (aunque no en mayor monto) son las APP autofinanciadas, ya que demanda menos recursos del Estado.

La Oficina de Gestión de Proyectos o PMO (por sus siglas en inglés), utilizada para los Juegos Panamericanos, será otra herramienta que se utilizará en la ejecución de los proyectos. De acuerdo con Diego Macera, gerente general del Instituto Peruano de Economía (IPE), es importante aprender de las PMO y usar algunas técnicas adicionales de inversión pública.

“Tenemos que ver cómo se adecúa la legislación nacional de inversión pública o hacer algunos cambios en la ley de contrataciones del Estado”, agregó.

Explicó, además, que en algunos casos el concedente del proyecto no es un ministerio sino un gobierno regional, como el caso de los proyectos de irrigación Majes Siguas y Chavimochic. “La manera en que vayas a trabajar con estos gobiernos regionales te va a condicionar al éxito o no del plan”, sostuvo Macera.

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.

Noticias destacadas