IPE
 
 

Las dificultades del trabajo remoto en Apurímac

Informe IPE – Diario Chaski (Apurímac)

Ante las medidas de cuarentena dispuestas para contener la propagación del COVID-19, el trabajo desde casa ha tomado mayor relevancia entre las familias del país.

El trabajo a distancia generaría importantes beneficios tanto para los trabajares como para las empresas. No obstante, tanto en el país como en la región Apurímac, no se cuentan con las condiciones para que el trabajo a distancia logra un mayor alcance.

Diferencias entre trabajo remoto y teletrabajo
Para facilitar el trabajo desde casa, el 15 de marzo se creó la modalidad de trabajo remoto mediante un Decreto Supremo. Sin embargo, esta no es la única modalidad de trabajo a distancia que existe en el país. Desde el 2013, existe la modalidad de teletrabajo, que presente algunas diferencias con el trabajo remoto.

El teletrabajo considera mayores responsabilidades para el empleador en materia de seguridad en el trabajo. Además, el empleador debe compensar por el uso de equipos y herramientas de trabajo que provea el trabajador. En cambio, la legislación de trabajo remoto es más flexible, por lo que, dada la pandemia, ha logrado una mayor acogida entre los trabajadores y empresas del país.

Oportunidades para el trabajo remoto
De acuerdo con el documento publicado por el Banco Mundial (BM) en 2020, el Perú es el segundo país con las menores facilidades para trabajar desde casa de un total de 53 países, por debajo de Chile y Ecuador. En tanto, en las actividades económicas del sector agropecuario, construcción y minería son las que presentan menos facilidades para migrar a una modalidad de trabajo remoto en Perú.

En ese sentido, dado que estas tres actividades emplean a 3 de cada 10 trabajadores, existen menos posibilidades para encontrar una vía remota en su empleo. Por su lado, para la región de Apurímac, estos sectores juntos emplean a 6 de cada 10 trabajadores, por lo que se observan las restricciones de un fuerte grueso de los trabajadores para la adopción de esta nueva modalidad.

Asimismo, el mismo informe del Banco Mundial resalta que, en el caso del empleo informal, la probabilidad de poder trabajar desde casa se reduce fuertemente. Cabe señalar que la informalidad laboral en Apurímac asciende a 85%, por encima del 73% a nivel nacional.

Conectividad en hogares
Por otro lado, es importante que los trabajadores cuenten con la capacidad para operar desde sus casas; esto es, contar con acceso a internet y otras tecnologías de la información. Según la Encuesta Nacional de Hogares 2019, el porcentaje de la población a nivel nacional de 14 años a más con acceso a internet es de 55.7%, en tanto, para Apurímac este porcentaje se reduce hasta 30.8%. Más aún, este bajo resultado regional es más visible al observar que Apurímac es una de las tres regiones con el menor porcentaje de personas de 14 años a más con acceso a internet. Ello repercutiría directamente en la posibilidad de emplear a un trabajador de manera remota.

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.

Noticias destacadas